Principales normas de una comunidad de vecinos

Habitar en una comunidad de vecinos supone el cumplimiento de unas normas de convivencia básicas que garantizan el confort de todos los vecinos que habitan en ella y el respeto de los intereses generales. Tanto si vives en un piso como en una urbanización, estas normas suelen ser universales en todas las comunidades de vecinos. El respeto de las zonas comunes, de las horas de descanso o el diálogo, entre otras, son fundamentales para que la vida corriente de la comunidad no se vea afectada. Por eso, vamos a contarte cuáles son las normas de una comunidad de vecinos más frecuentes. Hay que tener en cuenta que cada comunidad puede establecer sus propias normas siempre y cuando sean aceptadas por la mayoría.

Respeto de las zonas comunes

Algunas de las cuestiones más determinantes son las que abarcan el respeto de las zonas comunes, ya que se trata de un aspecto fundamental para mantener una buena convivencia.

En estos lugares no se deberá dejar la basura o deteriorar el espacio común, además de no colocar objetos que puedan impedir el paso. Un claro ejemplo se encuentra en las bicicletas, que no deben ocupar zonas comunes. Asimismo, tampoco podrá colocarse ningún tipo de mobiliario que no se haya acordado previamente con el resto de la comunidad.

Respeto de las horas de descanso

Este es otro aspecto esencial en una comunidad de vecinos. Las horas de descanso deben respetarse, al igual que el resto del día no se deben hacer ruidos fuertes e innecesarios que perturben al resto de vecinos. Esta es una de las cuestiones más problemáticas en las comunidades de vecinos, por lo que es recomendable tener en cuenta que desde las 10 de la noche a las 8 de la mañana deberemos evitar cualquier tipo de ruido que afecte a los vecinos. De esta forma nos evitaremos cualquier problema de convivencia.

Normas para mascotas

En aquellas comunidades de vecinos que se permita a los propietarios o inquilinos tener mascotas en el hogar, existen ciertas normas para evitar que esto suponga cualquier tipo de problema. Cualquier vecino con mascota deberá controlar que el animal no vaya suelto por las zonas comunes y que no ladren de noche.

Cuotas comunitarias

El pago de las cuotas comunitarias es esencial para mantener la comunidad de vecinos en correcto estado. Que todos los vecinos cumplan con esta labor permitirá que haya una convivencia positiva.

Función del presidente

El presidente de una comunidad es su representante legal según la ley de Propiedad horizontal, y debe velar por la estabilidad de la comunidad y los inmuebles, además de representar a todos los vecinos. Por eso, para evitar problemas con los vecinos, debe tener en cuenta que asume ciertas responsabilidades que no puede eludir.

Daños o desperfectos

Los posibles daños y desperfectos que pueda causar un vecino o propietario, deberán ser reparados o sufragados por el propio vecino. En caso de tener un Seguro de Comunidades, la aseguradora será la que se haga cargo, siempre y cuando no haya sido intencionado.

Postura constructiva y diálogo

Ante todo, una comunidad de vecinos tiene que buscar el diálogo entre todos los componentes de la misma. Sin el diálogo, las confusiones y los conflictos se vuelven desproporcionados. Antes de comenzar una acción legal contra algún vecino, se debe intentar dialogar y llegar a un acuerdo. De esta manera, se evitarán problemas mayores.

En cualquier caso, todos los vecinos deben adoptar una postura constructiva ante situaciones que atañen a la comunidad en general, al igual que en la toma de decisiones. Estos puntos son fundamentales para garantizar la buena convivencia en la comunidad de vecinos, por lo que se debe tener en cuenta todos los aspectos, lugares y situaciones que forman parte de ella. Las normas de una comunidad de vecinos no son fijas, deberán ser acordadas por todos los propietarios para que la convivencia sea adecuada a las necesidades generales.