Seguro de Impago de Alquiler / Mutua Alquiler Confort

¿Por qué necesitas un
seguro de alquiler?

Muchos propietarios buscan un seguro de alquiler o un seguro de impago que les proteja ante los riesgos que existen a la hora de arrendar su piso o casa. Por eso, es importante saber quién paga el seguro de alquiler en caso de una vivienda arrendada.

Por eso, para la mayoría de personas que alquilan sus propiedades, es fundamental contar con un seguro de alquiler que les genere tranquilidad y que además pueda constatar que el inquilino es fiable. En Grupo Mutua Propietarios velamos por tus intereses, para que no tengas que preocuparte por nada a la hora de alquilar una vivienda.

¿Qué es un seguro de alquiler o un seguro de impago?
Un seguro de alquiler es aquella póliza que asegura al arrendador de una vivienda la defensa jurídica de sus derechos respecto a este inmueble.

Esto implica que será la aseguradora quien cubra los posibles impagos del inquilino tanto de las rentas como de los suministros (si están incluidos), además de ofrecer asesoramiento jurídico en caso de tener que tramitar dichos impagos o un desahucio, entre otras garantías.

Por lo general, todos los seguros de alquiler cubren una serie de garantías esenciales, como el impago del alquiler o la defensa jurídica. En Grupo Mutua Propietarios podrás personalizar tu seguro de hogar y escoger el tipo de póliza que mejor se adapte a ti y a la vivienda, de tal forma que puedas estar asegurado en cualquier situación.
¿Es obligatorio el seguro de alquiler?
Generalmente los propietarios de las viviendas arrendadas suelen tener dudas respecto a la obligatoriedad de contratar un seguro de alquiler o seguro de impago. Sin embargo, no se trata de un trámite obligatorio pero sí es muy recomendable.

Un seguro de alquiler te cubrirá ante posibles desperfectos en tu vivienda arrendada, además de asegurarte los pagos y la defensa jurídica, por lo que contar con un buen seguro de alquiler te evitará de tener que hacer frente a gastos inesperados.



Beneficios de tener un seguro de alquiler
Una vivienda constituye una gran inversión y alquilarla supone un gran riesgo. Por eso, desde Grupo Mutua Propietarios te explicamos cuáles son los beneficios de contratar un Seguro de Impago de Alquiler:

Pagos asegurados

Sin duda, esta es una de las garantías más esenciales de este tipo de pólizas. Si vas a arrendar tu vivienda, necesitarás que se realicen todos los pagos para sufragar gastos generales, o incluso para asegurarte un dinero extra. Si tu inquilino deja de pagar, Grupo Mutua Propietarios se hará cargo de los gastos tanto de alquiler (mensualidades) que falten, como de los gastos de suministros impagados. De esta manera, podrás respirar tranquilo: estarás cubierto durante la vigencia del contrato. Si tienes dudas, te informamos de quién paga el seguro de alquiler.

Seguridad

Con esta póliza estarás cubierto ante imprevistos, lo que supone un gran beneficio frente al antiguo formato de “avales”. ¿Tu inquilino ha dañado tu vivienda? No hay problema, en Grupo Mutua Propietarios nos haremos cargo de ello para que puedas disponer de tu vivienda lo antes posible. Además, te asesoraremos en caso de impago o desahucio del inquilino.

Comodidad

Sin duda, se trata de la mejor de las garantías de un seguro de alquiler. La tranquilidad y la comodidad son los aspectos más importantes del seguro de alquiler. No tener que preocuparte de por quién paga el seguro de alquiler y contar con un servicio de atención telefónica te ayudará, y permitirá que alquilar tu vivienda no suponga un perjuicio económico.

¿Qué pasa si no tengo seguro de alquiler?
Es conveniente ser previsor e invertir en un buen seguro de impago de alquiler garantizando así nuestra tranquilidad presente y futura.

Como ya hemos comentado, el seguro de impago de alquiler no es una condición obligatoria a la hora de alquilar una vivienda, pero es recomendable por el posible perjuicio económico que puede suponer para el arrendador.

Los impagos o desperfectos están cubiertos por la póliza, mientras que si no cuentas con un seguro de alquiler, los infortunios o los impagos de cualquier tipo correrán a tu cargo o al del inquilino ( y es posible que el inquilino se declare insolvente y tengas que pagarlo tú de todas formas)

Por eso, si no tienes seguro de alquiler, te expones a pagos que quizás no puedas hacer frente o a no disponer de tu vivienda en caso de que no se pueda tramitar correctamente el desahucio. 

Por eso, es más que recomendable contratar un seguro de impago de alquiler que se adapte a ti y tenga las coberturas que más te interesen: de esta manera no tendrás que preocuparte por nada porque estarás cubierto ante prácticamente cualquier imprevisto.

¿Quién paga el seguro de alquiler?
Muchos propietarios y arrendadores se preguntan quién tiene la responsabilidad de llevar a cabo el pago del seguro de alquiler.
Realmente el propietario es quien debe llevar a cabo el pago de este gasto, ya que si el futuro inquilino no paga las mensualidades,
tampoco pagará el seguro.

De esta forma, el propietario de la vivienda debería hacerse cargo del pago ante la aseguradora para que ésta asuma los riesgos de impago, gracias a las coberturas del seguro de impago de alquiler.

Coberturas del seguro de impago
Las coberturas del seguro de impago de alquiler suelen comprender de forma general tres posibles riesgos, tales como el riesgo de impago, la defensa jurídica y los desperfectos o robos en la vivienda.

Sin embargo, en Grupo Mutua de Propietarios también contamos con otras garantías que te permitirán arrendar tu vivienda con mayor seguridad.

Impago del alquiler

En primer lugar, el seguro de alquiler de Grupo Mutua de Propietarios cubre el impago del alquiler de la vivienda por parte del inquilino, por lo que se abonará el importe de las rentas que no hayan sido pagadas una vez recuperes la vivienda y excedan de la franquicia, bien de forma legal en una sentencia firme o si el inquilino te entrega las llaves. Hay que tener en cuenta que para poder obtener la compensación económica debe haber una resolución jurídica definitiva que demuestre la morosidad del inquilino. Sin embargo, podrás solicitar el adelanto de aquellas rentas que no estén pagadas.

La defensa jurídica

La defensa jurídica es otra de las garantías que te ofrece el seguro de alquiler, donde se incluyen aquellas reclamaciones que tienen que ver con conflictos relacionados con el contrato de alquiler. En esta cobertura también se incluyen los desahucios por impago de rentas o aquellas obras que no hayan sido consentidas por el propietario. Además, en Grupo Mutua de Propietarios también incluimos la defensa en contratos de seguro, la defensa de la responsabilidad penal como arrendador, la reclamación al responsable identificable de los daños materiales y la reclamación por incumplimiento de servicios como reparación o mantenimiento.

Desperfectos o robo

Otra de las coberturas generales tiene que ver con la indemnización por desperfectos o robos, donde se cubren aquellos deterioros o robos del continente de la vivienda provocados de manera malintencionada. La sustitución de la cerradura también se contempla como una garantía en caso de robo, intento de robo o desahucio, para que puedas estar seguro en tu vivienda.

Otras garantías
Otras garantías más específicas en tu seguro de impago de alquiler contemplan el pago de la prestación de suministros. Es decir, aquellos importes que provengan de impagos de suministros realizados por el inquilino, tales como agua, luz y gas. Esta garantía se cumple únicamente en caso de que en el contrato de alquiler se establezca el pago de estos suministros por parte del inquilino y no del propietario.

Además, este tipo de seguro también cubre la pérdida de la vivienda arrendada en caso de daños materiales causados por un incendio, una explosión o por la caída de un rayo.

Puedes consultar cualquier otro dato en nuestra página de Preguntas Frecuentes o bien poniéndote en contacto con nosotros a través de los canales habilitados.

Llámanos

Horario de lunes a viernes de 9h a 18h

93 487 30 20
91 826 40 04

Escríbenos

Te respondemos en menos de 48 horas con las soluciones que necesitas

Consúltanos

Horario de lunes a viernes de 9h a 18h

93 487 30 20
91 826 40 04

Te llamamos gratis

¿Necesitas ayuda?

Introduce tu número de teléfono y te llamamos GRATIS tan pronto nos sea posible.