Porque la póliza de tu Comunidad no te cubre todos los daños particulares en tu vivienda, ni tampoco los daños que tú o las personas que convivan contigo puedan causar a otras personas.