Se considera mantenimiento a las tareas necesarias para conservar tu vivienda o tu edificio en correcto estado, y evitar así que ocurran los siniestros. Por tanto, un siniestro será un hecho accidental, imprevisto y repentino, que se produce a pesar de haber hecho un mantenimiento adecuado.